Ser testaruda nos lleva a defender ideas o creencias adsurdas.

0
202

Una de las consecuencias de esto es que cada persona desarrolla una manera más positiva o más negativa de ver las cosas, y una mentalidad más flexible o más rígida.

Y es que gran parte de nuestra identidad viene dada por la manera en la que aprendemos a adaptarnos a lo que nos va sucediendo, a nuestro entorno. Hay quien tiende a cambiar constantemente de estrategia dependiendo de los resultados que dan sus planes cuando son aplicados a la realidad, y hay quien pase lo que pase sigue manteniendo las mismas creencias, opiniones y actitudes.

La testarudez puede ser más o menos positiva dependiendo del contexto.

Por lo general, supone una limitación que nos lleva a no querer separarnos de una idea o estrategia pase lo que pase. Las personas testarudas no lo son simplemente porque crean honestamente que lo correcto es seguir comportándose tal y como lo hacen. Lo son, en parte, porque el hecho de dar un giro brusco en sus actitudes, opiniones, estrategias o estilo de comportamiento puede desgastar su imagen, revelando que se ha cometido un error o que, simplemente, son personas imperfectas que no saben de antemano lo que va a pasar.

Las personas testarudas se ven obligadas a improvisar de vez en cuando. 

 Lo que ocurre es que en su caso existe un riesgo añadido de que las cosas salgan mal, porque si la decisión inicial que toman resulta ser la incorrecta, es más difícil que se corrijan a sí mismas.

Esto es algo que ellas mismas saben, y como consecuencia, a partir de lo que van aprendiendo a partir de sus experiencias, prefieren evitar exponerse a situaciones en las que tengan que tomar decisiones importantes de manera improvisada.

A veces, la testarudez puede llevarnos a desarrollar actitudes o comportamientos que parecen una caricatura, pero eso no es motivo para reírse de quien los mantiene. Hacerlo solo creará malestar y no les hará salir de su error, debido a la disonancia cognitiva generada: prefieren creer que el otro no sabe lo que dice a asumir sus equivocaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here