Si actúas como víctima serás tratado como tal.

0
75

Quejas constantes, lamentos permanentes, manipulaciones emocionales. Si todo esto te suena familiar, es porque alguna vez te has enfrentado a un/una victimista.

Estas víctimas permanentes son personas que -consciente o inconscientemente- se disfrazan de falsas víctimas, simulando una agresión inexistente, culpando a los demás y librándose de responsabilidades. ¿Por qué? Pues porque hacerse la víctima tiene sus beneficios; entre ellos: evadir la realidad.

Deformando la realidad.

Estas personas verdaderamente creen que la culpa de las cosas que les ocurren está lejos de ellos; es decir, es de los demás. Su problema es que tiene una noción distorsionada de la realidad, creyendo que todo proviene a causa de circunstancias externas. Poseen además un sesgo negativo para evaluar las cosas, desarrollando un pesimismo exacerbado y obviando todo lo positivo que les sucede.

Lamentándose y buscando consuelo luego.

Al creerse víctimas permanentes de las circunstancias y “sin poder hacer nada” para cambiarlas, a estas personas sólo les queda buscar consuelo en su lamento; lo cual, incluso les genera cierto placer (por la compasión y protagonismo que les otorga).

Convenciéndose de su falta de culpa.

Poseen muy poca autocrítica y, por lo mismo, no toleran bien las críticas ajenas. Para ellos, los errores de los demás son intolerables pero los propios, inexistente.

Manipulando emocionalmente.

Estas personas –más o menos conscientes- juegan con las emociones de los demás para dejarlo todo a su favor y quedar como víctimas. Pueden incluso utilizar la empatía que nos puede causar el ver a una “víctima” de algo.

Puedes ayudarlos Invítalos y ayúdales a hacerse cargo de sí mismos.

Mostrarle sus errores tú mismo puede ser difícil pero no imposible si lo hacemos con cariño y no desde la crítica. De hacerse una tarea muy ardua, propón la opción de consultar con un especialista (psicólogo, psiquiatra, etc.).

A pesar de que muchas veces exageren sus circunstancias o les acomode su papel de víctima, estas personas no lo pasan bien pues verdaderamente -desde el fondo de su corazón- creen y viven su rol. No juegues a lo mismo y simplemente te quejes de ellos ni  seas un cómplice más de que la vida les pase por delante sin poder disfrutarla. Es el mayor favor que les puedes hacer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here