Un higado sano con alimentos que debes tener diariamente.

0
188

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, su principal función es depurar los contaminantes y toxinas que impiden la quema de grasas. Nuestro cuerpo y la naturaleza, tan sabios, puede mejorar su funcionamiento y evitar enfermedades con alimentos.

La combinación de exceso de peso, resistencia a la insulina y niveles altos de triglicéridos se llama síndrome metabólico. Todos estos trastornos provocan que la grasa se acumule en las células hepáticas, haciendo que el organismo sintetice más grasa o enlenteciendo el metabolismo (el procesado) y la excreción de la grasa. En consecuencia, la grasa se acumula y se almacena en el interior de las células hepáticas. El consumo de una dieta rica en grasas, sin más, no da lugar a un hígado graso.

El hígado graso suele surgir debido a una mala alimentación y a unos hábitos perjudiciales.

Una vez que ya sabes qué alimentos puedes tomar para el hígado graso, también te conviene saber cuáles son los perjudiciales. Principalmente se deben suprimir los productos con muchos azúcares añadidos, con grasas saturadas o las frituras.

Entre ellos están las carnes grasas, embutidos, fritos, aceites vegetales, nata, mantequilla, queso grasos, lácteos enteros, harinas blancas, nachos, patatas fritas, azúcares procesados, dulces industriales, bollería industrial, snacks, refrescos, alcohol, zumos envasados, bebidas azucaradas y comida rápida. Lo más aconsejable para tu salud es que los suprimas por completo de tu dieta,

 Alimentos beneficiosos para el hígado graso.

La lista es muy amplia, pero como podrás apreciar en la siguiente lista, se suele componer de productos muy saludables, en donde abundan sobre todo las frutas y verduras: espinacas, acelgas, espárragos, avena, arroz integral, pan integral, brócoli, zanahorias, lentejas, kiwis, manzanas, piña, limón, peras, naranja y pomelo.

Además hay que reparar en el método de preparación. Procura cocinar con poca grasa, a poder ser a la plancha, al vapor o al horno. Las frutas y verduras deben ser frescas, olvidándose de los productos procesados, congelados y en lo referente a los lácteos, nos decantaremos por los desnatados. También hay que ingerir un par de litros de agua al día.

El hígado graso exige que le pongamos mucha atención, pero además de modificar la alimentación también es necesario que hagamos ejercicio con más regularidad. Expulsión de las toxinas, además de activar el químico responsable de la oxidación de grasas, previniendo el hígado graso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here