Ya es tiempo de parar, dile “No al maltrato”

0
10

Hoy se realizaron muchas marchas contra el maltrato a la mujer, se unieron diferentes instituciones de muchos distritos de nuestro país, tratando de parar y decir ya basta. El maltrato nace sigilosamente, casi sin darnos cuenta, y a cualquier mujer puede sucederle. Suele comenzar con algo pequeño, por parte de un buen hombre que simplemente está teniendo un mal día y por eso sentimos que hay que dejarlo pasar por alto.

Nos sorprenderíamos de descubrir la gran cantidad de mujeres que conocemos y que están sufriendo algún tipo de maltrato por parte de sus parejas, aún sin nosotras ni sospecharlo.

El maltrato comienza en una relación a partir de la falta de respeto.

Ambos se disipan; por supuesto que no es una “causa que lo justifica”, pero si es un motivo que lo alienta. Generalmente en las discusiones, los gritos, los insultos y los desplantes se va sembrando el terreno para un futuro maltrato. Denomino maltrato a todo “trato o forma de vincularse el otro conmigo que no es conforme a mi escala de valores o principios”.

Muchas veces es algo que sucede al inicio de la relación, y lo dejamos pasar como un descuido, algo como un grito inapropiado, un portazo, un acuerdo roto… y lo excusamos pensando que es por la presión del trabajo o el ritmo acelerado de la vida.

No debemos dejar pasar esto por alto.

Conforme sigue pasando el tiempo aparecen otros “síntomas” de que algo no está funcionando bien; ahora lo miramos con cierto asombro, es evidente que la relación está padeciendo un virus; y ese virus condiciona la comunicación. Quizás en alguna fiesta, unas copas de más, y al regresar, “gritos”, “reclamos”, “ reproches”, “algún objeto que se arroja”, “un empujón”, sin embargo, los momentos románticos, los buenos recuerdos, las caricias, los proyectos, tienen un peso particular cuando empezamos a fantasear con la idea de poner un límite. Tras varias situaciones incómodas como estas, acaba llegando la violencia física o la agresión psicológica, se vuelve algo común y no hay vuelta atrás.

No te confundas: el amor no daña, no lastima, no atormenta.

Cuando nos relacionamos con ese otro, lo hacemos desde “quienes somos” y “desde lo que tenemos”, si en nosotras hay incontables frustraciones, dolor, carencias, resentimientos; trasladamos en nuestras parejas todo esa carga que nos pertenece, puesto que somos un mundo en contacto con otro mundo y de ese encuentro surge el lazo.

Por eso es fundamental antes de iniciar una pareja, saber quiénes somos y qué queremos para la vida. Muchas mujeres con autoestima desequilibrada, aceptan la agresión de sus hombres conforme a la idea de que ellas no merecen cosas buenas o que no son lo suficientemente valiosas para que esa persona las trate con cariño.

No hay ninguna razón válida para que tú dejes que otro te dañe.

Las personas que nos rodean tienen concepciones diferentes acerca del amor, la pareja, y la convivencia, y es aceptable, todos somos observadores únicos de la vida; comprender esto no implica “aceptar” para tu vida y proyectos “golpes, manipulación, gritos, insultos”.

Tú eres valiosa, y la única persona que tiene la autoridad para asignarse un valor.

 

Compartir
Artículo anterior¿Somos responsables del amor que hemos elegido en nuestra relación?
Artículo siguienteAmores que dejan huellas en el alma de una mujer.
Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista , programadora, expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me he dedicado al deporte como instructora de aerobicos, ahora sigo rutinas de X-BOX, para mantener mi cuerpo y mente sana..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here