“Yo lo amaba… ¿Por qué me lastimó?”, “Él era mi vida… ¡Y me dejó.”

0
17

Esta frase tan común hoy en día entre las mujeres del mundo, pareciera haberse convertido en un orgulloso lamento a la insensatez. Y voy a invitar a todas nuestras amigas a escarbar un poquito en nuestro interior: ¿Por qué se sufre tanto por amor? ¿Por qué lloramos tanto las mujeres y nos destrozamos abrazadas a la impotencia, a la soledad, al desaliento, al abandono y al dolor cuando alguien nos rechaza, nos engaña, nos traiciona, nos humilla, nos manipula o nos hiere de alguna manera?

Sin embargo, es digno reconocer que cuando nos han lastimado tanto por haber amado, no todo se ha perdido en la vida, nos quedan dos caminos: Escondernos del mundo y meter la cabeza bajo la tierra como lo hacen los avestruces o arriesgarnos de nuevo a ser burladas, traicionadas… ¡O, amadas!

La mujer que se encierra en el mutismo de su dolor, se limita, se anula a sí misma.

Se corta toda posibilidad de ascensión. Y el peor impedimento para trascender un gran dolor, es precisamente pensar y sentir que ya no podremos salir nunca de nuestro dolor. Por defecto la mujer se está sentenciando a ella misma, pisoteando y transgrediendo sus propios valores, que morirán con ella en la amargura de su corazón. Dejarse vencer por el pesimismo ciego, dejarse devastar por el desaliento, dejarse morir en vida antes de luchar, es haber perdido la batalla anticipadamente contra el propio corazón. ¡La mujer está vencida por ella misma, antes que por los demás!  

¡La mujer está vencida por ella misma, antes que por los demás!  

Dejarse vencer por el pesimismo ciego, dejarse devastar por el desaliento, dejarse morir en vida antes de luchar, es haber perdido la batalla anticipadamente contra el propio corazón.  Pero yo me pregunto corazones de luz: ¿Vale la pena llorar, sufrir, anularse, esconderse y protegerse de todo el mundo, sólo por lo que un ser del mundo nos hizo? Uf, ¡Ni que valiera tanto la pena! El hombre que no respeta ni valora el amor de una mujer, tampoco merece ser respetado ni amado por una mujer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here