EPOC: La obstrucción crónica de las vías respiratorias debido al humo del cigarrillo

La prevalencia mundial de la EPOC oscila entre el 5 y el 10 % de la población adulta entre 40 y 80 años, incluso las cifras señalan que ha aumentado el numero de casos en las últimas décadas y es 3-4 veces más frecuente en hombres que en mujeres (15 % en fumadores, el 12,8 % en exfumadores y el 4,1 % en no fumadores,​) dada la mayor prevalencia del tabaquismo en los hombres, aunque esto se espera que cambie en las próximas décadas, ya que el consumo de tabaco en mujeres jóvenes es significativamente mayor al de los hombres jóvenes.

Además que para el año 1990 la mortalidad global de la EPOC estaba en la sexta posición con 2,2 millones de muertes, pero se prevé una tendencia en ascenso hasta la 3ª causa de muerte para el 2020 Por tal motivo radica la importancia de conocer un poco mas del tema y las consecuencias que trae el consumo excesivo de cigarrillo sobre los pulmones.

¿Qué es el EPOC?

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es un trastorno pulmonar que se caracteriza por la existencia de una obstrucción de las vías respiratorias generalmente progresiva e irreversible. Con una mayor incidencia en las personas expuestas al tabaco produciendo como sintoma principal la disminución de la capacidad para respirar, que avanza lentamente con el paso de los años y ocasiona un deterioro considerable en la calidad de vida de las personas afectadas, pudiendo ocasionar una muerte prematura.

¿Cuáles son las causas del EPOC?

Es causada por la exposición a largo plazo a gases o partículas irritantes, en la mayoría de los casos del humo de cigarrillo, pero también puede ser causado por las personas que cocinan con fuego de leña en espacios reducidos y mal ventilados.

¿Cómo se produce el EPOC?

En Condiciones normales, el aire se traslada por la tráquea e ingresa en los pulmones por medio de dos tubos largos (bronquios). Dentro de los pulmones, estos tubos se dividen muchas veces, como las ramas de un árbol, en tubos más pequeños (bronquiolos) que tienen en sus extremos sacos de aire diminutos (alvéolos) que son los encargados de realizar el cambio hematogaseoso, donde transforman la sangre desoxigenada en oxigenada para luego pasar al corazón y luego a los tejidos.

A su vez, Los pulmones tienen paredes muy delgadas repletas de vasos sanguíneos (capilares), y como lo comentamos anteriormente, al momento de inhalar entra oxígeno que atraviesa estos vasos sanguíneos e ingresa en el torrente sanguíneo y cuando se exhala se elimina dióxido de carbono (un gas que es un producto de desecho del metabolismo). Todo esto va a depender de la elasticidad natural de los bronquios y de los sacos de aire para que el aire salga del organismo.

En el caso del EPOC, los pulmones pierden su elasticidad y se estiran en exceso, por lo cual queda aire atrapado en ellos al exhalar, trayendo consigo el daño y fibrosis (tejido cicatricial) de sistema pulmonar.

¿Cuales son los síntomas?

La EPOC se asocia a dos enfermedades fundamentalmente:

1. Enfisema pulmonar: Es el agrandamiento permanente de los bronquiolos terminales, con destrucción de la pared alveolar. Esto provoca el colapso de las vías respiratorias. Se suele evidenciar en la clínica por polipnea y taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria). El perfil de los pacientes con enfisema es:

  • Astenia (pérdida del apetito) lo que hace que sean personas delgadas
  • Alrededor de 60 años
  • Escasa expectoración
  • Disnea precoz
  • Signos radiológicos de hiperinsuflación y bullas
  • Estos pacientes obtienen poca mejoría clínica con el uso de broncodilatadores y por lo general progresan desfavorablemente con el paso del tiempo.

2. bronquitis crónica: Es una inflamación de los bronquios, que hace que se reduzca el flujo de aire que entra y sale de los pulmones. Paralelamente, hay un aumento de la secreción mucosa que obstruye las vías respiratorias. En términos clínicos, se considera como crónica cuando se aprecia:

tos y expectoración en la mayor parte de los días durante 3 meses al año, en al menos 2 años consecutivos.​

  • Son personas con sobrepeso
  • Alrededor de 50 años
  • Expectoración abundante
  • Disnea tardía
  • Grave alteración del intercambio de gases
  • Cambios crónicos radiológicos

¿Como se puede prevenir la aparición del EPOC?

A diferencia de otras enfermedades, la EPOC tiene una causa clara y un modo claro de prevención. La mayoría de los casos están directamente relacionados con el tabaquismo, y la mejor manera de prevenir la EPOC es no fumar o dejar de fumar ahora mismo.

No te preocupes si ya has fumado por mucho tiempo, lo importante es dejar de hacerlo: quizá estas afirmaciones simples no te parezcan tan simples, sobre todo si has intentado dejar una vez, dos veces o muchas veces. Sin embargo, debes seguir intentando dejarlo. Es de suma importancia encontrar un programa para dejar de fumar que pueda ayudar a dejar el hábito para siempre. Es tu mejor oportunidad para prevenir el daño a tus pulmones.

Disminuye la exposición a las sustancias químicas es otro factor de riesgo para la EPOC. Si trabajas con este tipo de irritantes pulmonares, habla con tu supervisor sobre las mejores maneras de protegerte, por ejemplo, usar un equipo de protección respiratoria.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *