Aunque creas que no puedas, tendrás que dejarlo ir. Es dañino.

0
6

No hay palabras que puedan acercarse a describir el dolor que se siente cuando te das cuenta de que la persona que una vez fue tu mejor amigo se ha convertido en tu peor enemigo. No es fácil salir de este tipo de relación. Te has acostumbrado tanto a estar con alguien, a estar con él, que todavía no te crees lo que está pasando.

Estás ahí, esperando a que las cosas mejoren, pero las cosas nunca volverán a ser como antes.

Los amigos empiezan a avisarte. Tú no escuchas. Porque ese no es de quien te enamoraste. Cuanto más te enganchas, más se tambalea él,  entre lo que parece ser una doble personalidad. Pero sabes que en algún momento la cuerda no dará para más y tendrás que dejarlo ir. Aunque no quieras. Aunque creas que no puedas, tendrás que dejarlo ir.

Por mucho que quieras consolarle  ya que está llorando, intentando aferrarse a ti no podrás. Porque a lo que fuiste sometida era mucho peor que esto.

Cuando has experimentado las profundidades de una relación con alguien que te transformó, que intentó poseerte, creces en un nivel que la mayoría de gente no llega hasta bastante tarde.

Una vez que has superado el trauma de la relación tóxica no te apetece estar con alguien por estar.

De hecho podrías incluso desarrollar una vena salvaje de soltería que se prolonga varios años.

Mientras algunos se quejan de que no tienen a nadie, tú podrás recordarles que deben disfrutar de cada momento de ser libres para hacer lo que  y con quien  quieran.

Cuando estés en una nueva relación podrás detectar las señales de advertencia antes de que sea demasiado tarde. No es que las señales no estuvieran ahí en tu primera relación, es que sencillamente no sabías que las cosas saldrían así. Y tú no tienes la culpa de eso. Por lo menos ahora tienes un sexto sentido para detectar esta clase de cosas.

No es que no estés abierta a la idea de amar otra vez. Es solo que cuando suceda, irás con los ojos abiertos.

Compartir
Artículo anteriorEl amor cuando es verdadero es simplemente incondicional.
Artículo siguiente¿Por qué todas mis relaciones acaban mal?
Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista , programadora, expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me he dedicado al deporte como instructora de aerobicos, ahora sigo rutinas de X-BOX, para mantener mi cuerpo y mente sana..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here