Cuando nos olvidamos de nosotras mismas.

0
47
Pero cuando una mujer está casada, con hijos, un hogar que cuidar, comida que preparar, trabajo y responsabilidades
Es fácil que esa belleza queda opacada. Nos dedicamos tanto a nuestras responsabilidades que nos olvidamos de nosotras mismas. Pero eso no debe ser así: Una mujer siempre ha de cuidarse y no descuidar su imagen. Nosotras mismas también merecemos nuestra propia atención.
Cuando comenzamos una relación de pareja, todo parece ir bien, pero
Cuanto más tiempo se ha pasado tiempo juntos, conocido las familias, entramos en confianza, nos casamos y tenemos hijos algo cambia y no todo parece ir tan bien, ahora se exige responsabilidad. Una vez que estamos en la etapa que hemos formado una familia, nos adentramos a un mundo lleno de responsabilidades. Está bien ser mujeres responsables, pero no en exceso. Al menos no tanto que nos acabemos descuidando a nosotras mismas como mujeres, pues entonces también llegarán pequeños problemas que a lo largo del tiempo irán creciendo a más.
¿Sabes en qué fallaste? En descuidarte.
Ello no justifica su mal actuar e infidelidad, pero tú también fallaste al no cuidarte a ti misma. Las mujeres siempre debemos estar bellas y sentirnos bella. Puesto que toda mujer es bella, que ningún hombre nos deje por descuidadas. Podemos ser madre, amiga, esposa y muchas cosas a la vez… pero sobretodo, seamos mujeres bellas y no dejemos que nadie nos baje nuestra autoestima.
Barre con una escoba la sombra que tienes al lado y que opaca tu belleza
Demuéstrate a ti misma lo hermosa que eres. No permitas que la infidelidad toque a tu puerta haciendo que te sientas y veas fea. Muéstrale a tu esposo y a ti misma que sabes mantenerte guapa, bella y atractiva. Que no pierdes tu buena imagen y buena compostura con el avance del tiempo y las responsabilidades. Intenta estar siempre agradable para sus ojos para que él no tenga que estar mirando a nadie a los lados, pues ya tiene a una mujer completa junto a él: tú.
  • Usa ropa de colores claros (pero no llamativas).
  • Trata de peinarte para destacar tu rostro.
  • Intenta sonreír siempre; la sonrisa es la música del alma, eso te ayudará con tu autoestima y a verte bella.
  • Siempre se amable con los demás.
  • Haz siempre el bien sin olvidar que Dios podrá ayudarte en todo.
Casada, madre, con mucho trabajo y responsabilidades… da igual: toda mujer es bella. Por ello nunca dejes que tu belleza quede en el olvido y no te descuides a ti misma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here