Cuando te aman se nota… Cuando no, se nota más aún

0
6

Las dudas en el amor, pueden darse en etapas tempranas, cuando estamos en un proceso de conquista, de conocimiento mutuo, cuando estamos interesados en ganar el amor de esa persona que voluntariamente nos ha abierto la puerta para que ese proceso se dé… El amor cuando llega, lo hace luego de la etapa de enamoramiento, cuando el interés, el cuidado y la preocupación por el otro van más allá de un proceso bioquímico y una inundación hormonal.

No todos desarrollamos nuestros sentimientos a las mismas velocidades, por lo que es válido que una relación en sus inicios tenga a dos personas en las cuales solo una ame a la otra… pero es cuestión de tiempo, de siembra y de disposición que las condiciones se equilibran y se fomente una relación basada en un amor recíproco.

Una vez instaurada esta fase, no deberíamos tener dudas asociadas al amor. El amor se siente y se respira, el amor va más allá de si nos llevamos un día bien o mal, el amor implica preocupación, esfuerzo por generar en el otro bienestar, tener presentes los detalles, las caricias, las atenciones. En el amor las miradas y las acciones hablan, se verbaliza, se expresa explicita o tácitamente.

El amor inclusive puede traspasar fronteras, superar distancias y aun así estar presente, es la energía que al cerrar los ojos nos llena de paz y de tranquilidad, no que nos llena de dudas o nos coloca a prueba para ver qué tanto más podemos entregar y si realmente somos merecedores de ese sentimiento.

Quien nos ama lo hace sin pretensiones, lo hace cuando estamos acabados de despertar y estamos de mal humor, cuando estamos tristes y cuando sentimos que no podemos valernos por nosotros mismos, el amor nos cuida y nos protege, en presencia o en ausencia. El amor respeta, apuesta por la verdad, nos valora y sobre el podemos establecer sobre él una construcción que perdure en el tiempo.

Es válido que el amor como lo conocemos llegue a su fin y esto comience a manifestarse, surgen las dudas, las diferencias no contrastan, sino que separan, la inversión de tiempo y de energías comienza a escasear, las miradas no transmiten algo distinto a indiferencia y el frío nos hace helar hasta los huesos. La pasión puede verse disminuida y las ganas de estar solos tienden a cero.

Esta etapa es muy dolorosa, en cualquier escenario, pocas personas tienen la capacidad de maduramente aceptar que el amor llegó a su fin, sin que esto genere dolor en al menos una de las dos partes. Sin embargo,esto es uno de los riesgos del amor, pero nadie pierde por amar, si estamos en el caso de que el amor se ha esfumado o transformado en algo diferente a lo que nos llena, con madurez y dignidad aceptemos dar los siguientes pasos, que para estar colgando es preferible terminar de caer.

Este articulo fue realizado gracias a mujer.guru Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here