El mal de amores

0
35

Si no se hace nada contra el mal de amores, rápidamente puede conducir a depresiones serias y hasta el suicidio. Pero, ¿qué se debe hacer contra el mal de amores? Para poder contestar esta pregunta primero hay que entender cómo surge el mal de amores.

De forma simple, el llamado “mal de amores” denomina un estado de ánimo depresivo en nuestro cerebro evocado por un amor sin réplica. Nuestro sentimiento de felicidad está perturbado porque no recibimos algo en nuestra vida que nos haría feliz. Muchas personas cometen el error de reprimir el mal de amores en vez de aceptarlo y con ello oponerse activamente contra él. A menudo esto trae consigo consecuencias más graves:

  • Síntomas psicosomáticos (dolor de cabeza, dolor abdominal)
  • Aislamiento social por mal de amores
  • Problemas en el trabajo/escuela
  • Incapacidad de hacer frente a la vida cotidiana
  • Represión de la realidad

Estos problemas agravan la situación cada vez más, hasta que se dé un nuevo comienzo o la recuperación de la pareja se acepte como imposible. Sobre todo la represión alarga notoriamente el mal de amores. Por eso el primer remedio contra el mal de amores es: aceptación.

Tan raro cómo pueda sonar, el tomar medidas contra el mal de amores significa inicialmente no luchar más contra él. Nuestro cerebro nos ha dado por una razón muy determinada la habilidad de luto. A través de la pena aprendemos a tratar las cosas. Por eso es incorrecto pensar que recuperaremos a nuestra pareja o que nos sentiremos mejor ” tragando ” el mal de amores o reprimiendo la realidad. Avance contra el mal de amores sintiendo la pena. Este es el primer paso y el más importante.

¿Luchan los hombres de forma diferente a las mujeres contra el mal de amores?

Aunque hombres y mujeres pueden sentir la misma angustia por el mal de amores, los hombres procesan sus sentimientos de manera diferente a lo que lo hacen las mujeres.

La sensación de haber fracasado se impone y también el miedo de permitir sentimientos que podrían ser interpretados como debilidad, el machismo, la distracción en el trabajo o el comienzo de un proyecto nuevo son la consecuencia para la compensación del mal de amores. Mientras las mujeres mantienen largas conversaciones con sus amigas en las que reconstruyen el fracaso y sus causas, los hombres a menudo comienzan un lío amoroso para despejar su mente y de esa forma hacer algo contra el mal de amores. Sin embargo, con esto solamente aplazan el dolor y al final quedan impotentes ante su dolor,  sobre todo para los hombres, evitar los errores clásicos en la pena de amor para poder hacer algo contra el mal de amores.

Las faltas más graves cuando se sufre el mal de amores

  • Tomar decisiones precipitadas: muchas personas piensan que un nuevo y precipitado comienzo puede ser una buena ayuda contra el mal de amores. En pequeñas dimensiones puede que sea así. Pero muchas veces te arrepientes rápidamente de los pasos apresurados. La huida nunca ha sido un buen remedio contra el mal de amores. Considera esto antes de acabar con todo.
  • Drogas y vicios como ayuda contra el mal de amores: alcohol, fiestas y relaciones amorosas… estas son por norma general las herramientas que usan las personas para distraerse. Durante cierto tiempo esto realmente puede ayudar y sedar el mal de amores. Sin embargo, todos los sedantes pierden efecto y al final uno se vuelve adicto a estas nuevas drogas o vicios.
  • Acosar a la ex-pareja: miles de llamadas, rogar y suplicar cuando ha acabado la relación no sirve evidentemente de nada. No solamente reduce el respeto de la ex-pareja sino que además aumenta el mal de amores cada vez más.
  • Reprimir el dolor: La represión es el error más grande que se puede cometer en relación con el mal de amores. Reprimiendo el dolor sólo prolongas el tiempo durante el cual sufres el mal de amores e impides el proceso natural de el mal de amores por medio del duelo.

Ayuda contra el dolor

Norma 1: ¡El duelo está permitido!
No le des la vuelta tus sentimientos sino permítete mostrar debilidad. Superar el dolor conduce inevitablemente a enfrentarse a él.

Norma 2: ¡Encuentra tu camino!
Para tratar el mal de amores es importante que sigas tu propio camino de curación. ¡Desarrolla ideas que te permitan establecer nuevas metas! Ya sea un proyecto nuevo o una conversación confidencial con alguna persona, ve por el camino que te permita tu propio tratamiento.

Norma 3: ¡Promueve tu autoestima!
Ya sea a través de deporte o de un nuevo look – ¡permítete algo! El camino correcto consiste en cuidarse a sí mismo para sentirse a gusto en su cuerpo y mostrarte con carisma.

Normalmente con estas tres normas sabrás controlar el mal de amores de tal forma que podrás volver a tomar el control de tí mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here