El poder del subconciente ayuda a la prosperidad.

0
11

Indudablemente hemos conocido seres que trabajan pocas horas al día y ganan fabulosas sumas de dinero; ni se esclavizan ni se esfuer­zan demasiado. Si tiene dificultades financieras, quiere decir que no ha sabido convencer al subconsciente de que tendrá dinero siempre y algo de sobra.
Haga las cosas que usted gusta hacer y hágalas por el placer y alegría que le proporcionan.

La prosperidad o riqueza es una sencilla convicción subconsciente individual, es decir de cada cual.

Usted no será rico diciendo: “Soy millonario, soy millonario”. Debe formar una imagen mental cons­ciente de prosperidad, formando en su imaginación la idea clara de abundancia y progreso.
La mayoría de las personas son desgraciadas por desconocer los medios invisibles de apoyo. Cuando los valores bursátiles bajan, o el mercado cae o pierden en sus inversiones o empleo, se sienten desam­paradas y sin recursos. La razón de tal inseguridad está en no conocer la forma de utilizar o servirse de la mente subconsciente. Ignoran la inagotable reserva que tienen dentro de sí.

Una persona con un criterio o patrón mental de pobreza, se ha­llará siempre en dificultades económicas. Una persona con un prototi­po mental abierto a la prosperidad, obtendrá siempre lo que desea. La Inteligencia Divina jamás intentó mantener al hombre en la indigencia; la indigencia no es un patrón del subconsciente Todos y cada uno de nosotros podemos vivir sin angustias, ser prósperos y ri­cos, o tener lo necesario y un poco más.

No olviden esto nuestras palabras tienen poder.

Poder de eliminar las ideas negativas de la mente inculcando en su lugar, ideas positivas adecuadas. Enfoque su mente sobre este poder substancial localizado dentro de usted, parí que las condiciones y circunstancias correspondientes a su cualidad y naturaleza se manifiesten en nuestra vida. No diga: “voy a ser próspe­ro”, “voy a tener éxito”, porque está obstaculizando los poderes efi­caces dentro de usted.

Concibe los verdaderos poderes internos y no habrá discrepancia mental cuando digas “Riqueza, éxito”. Mante­niendo la convicción de riqueza pronto seguirá dentro de usted la idea de riqueza. La convicción de riqueza produce riqueza; siempre y cuando sea una idea fija en su mente.

Es indudable que todas estas afirmaciones fueran rechazadas por su mente consciente, obteniendo como resultado lo contrario a sus afirmaciones. Todas obstaculizaban la petición o súplica por cuan­to su naturaleza indefinida implicaba una necesidad dudosa, sin con­vicción y sugerían la pobreza. El subconsciente recoge la idea o afirmación dominante, sea verdadera o falsa.

Los mejores resultados se obtienen cuando la afirma­ción se hace con naturaleza definida, específica, sin producir discre­pancia o conflictos mentales. El subconsciente sólo acepta lo que se siente como verdadero, lo que se le presente como una convicción; nunca, afirmaciones o ideas vagas, vacías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here