En la vida hay que saber filtrar quién te conviene y quién no

0
13
En la vida todos tenemos problemas, pueden ser económicos, conflictos familiares, con amigos, en el trabajo, etc. Los problemas son parte de la vida y debemos aprender a vivir con ellos, lo importante es detectar cuáles podemos solucionar de la manera más práctica y fácil, a fin de disminuirlos lo más posible.
Hay situaciones que nos atormentan o nos preocupan más de lo que realmente deberían y se transforman en problemas demasiado grandes. Por ejemplo; cuando tenemos diferencias con personas en nuestro diario vivir, ya sea con amigos, compañeros de trabajo o incluso familiares, no podemos permitir que ninguno de ellos nos haga daño o no nos permita ser felices.
Filtra lo malo y quédate con lo bueno:
Es necesario saber reconocer quiénes son esas personas que nos quieren herir, nos tienen envidia o simplemente que no quieren el bien para nosotros. Filtra y aléjate de esas personas o cosas que no aporten nada positivo a tu vida. Aplica un filtro, haz una limpieza en tu vida y empezando por tus amistades, sólo quédate con los que realmente quieren lo mejor para ti, que no te dé pena o vergüenza decir “NO”. Es increíble como a muchos nos cuesta decir esta palabra, por temor a quedar mal con ellos o a ser juzgados, pero es necesario comenzar a utilizarla. Al final, es probable que no quedes con tantas amistades a tu lado, pero seguro que aunque sean pocas, serán las más valiosas, te sentirás más feliz y aliviada al tener menos problemas o preocupaciones que no merecen tu atención.
Escoge bien con quién pasas tu tiempo:
Es sorprendente como nos hemos acostumbrado a vivir sin filtrar amistades. Hasta cierto punto es normal que los jóvenes no sepan filtrar sus amistades, por pretender ganar popularidad y no sentirse rechazados. Pero especialmente las personas adultas, debemos saber elegir correctamente a nuestros amigos. Llega cierta edad en que ya debes decir basta, incluso con relaciones tóxicas de pareja o que simplemente no son para ti. Debes aprender a soltar y verás cómo tu vida comenzará a mejorar. Es un poco más difícil cuando estos inconvenientes los tenemos con familiares, pues es cierto que hay casos que no podemos hacer mucho, sobre todo cuando se trata de la familia más directa como hermanos o padres, en este caso es más sano tomar lo positivo de ellos y no mirar tanto lo negativo; pero nunca aceptando que te hagan daño. Aquí lo más saludable es la buena comunicación y tomar lo bueno; al final de cuentas, la familia no se elige y debemos aprender a vivir con ella. A diferencia de la familia, la pareja y los amigos sí los eliges tú, tú decides hasta cuándo quieres tener aquella amistad o relación, por lo tanto, puedes terminar cuando lo desees, sobre todo cuando estas personas no tienen buenas intenciones contigo.
¡Fuera problemas! ¡Aplica tus filtros!
Recuerda, frente a un problema o dificultad que se presente en tu vida, ten calma y piensa que todo tiene solución, no te ahogues en ese problema, inmediatamente busca la solución, quizás tome un poco de tiempo, pero siempre habrá una solución y una mano amiga que puede ayudarte, o tan sólo escucharte. Aprende a aplicar filtros a tu vida y quédate con lo bueno, será más beneficioso para ti y vivirás en armonía contigo.
Compartir
Artículo anterior4 Mitos de la maternidad que no son del todo cierto.
Artículo siguienteDiferentes etapas de una relación de pareja
Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista , programadora, expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me he dedicado al deporte como instructora de aerobicos, ahora sigo rutinas de X-BOX, para mantener mi cuerpo y mente sana..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here