Enfrenta la realidad en tu relación, y toma una decisión.

0
45
A lo largo de la vida nos encontramos con mujeres que están soportando toda serie de abusos o maltratos por parte de quien ellas mismas aman, algunas lo hacen con la esperanza de que su pareja cambie y muchas otras porque piensan que sin ellos no podrían salir adelante. Entre estas mujeres, es común sufrir el maltrato y abuso psicológico. A esto, hay que añadirles las mentiras e infidelidades… e incluso los consejos de personas que aún siendo bien intencionadas sólo lo hacen peor.
Duele darse cuenta de que ya no eres amada por tu pareja
No hay nada más doloroso y triste que darnos cuenta que esa persona a quien se le entregó el corazón y con quien juramos amarnos, protegernos y cuidarnos por siempre, ahora se vuelve en contra nuestra porque decidió poner sus ojos en otra mujer y lo que es peor, lo deja saber descaradamente a su pareja, como ostentando un trofeo más en su vida, sin importarle cuántas lágrimas y cuanto dolor deja con sus acciones. Nada más cruel que escuchar “ya no te amo” salir de la misma boca que en su día te ilusionó y convenció para vivir siempre juntos al decir “te amo”. Ahora sus palabras se convierten en fuente de lágrimas, destruyendo sueños, sumiendo en la incertidumbre y en un futuro incierto a hijos y esposa…
Vemos que la relación está rota, pero no queremos creerlo
A pesar de tener pleno conocimiento de la situación, preferimos creer que algún día todo volverá a la normalidad, arreglándose por sí solo. Y no sólo no somos capaces de enfrentar la realidad, sino que por ello mismo caemos en más manipulaciones que juegan con nuestra mente: “Estás sobrereaccionando a todo, portándote como una mujer celosa e insegura.” “Haga lo que haga, te parece mal”. “Eres una obsesiva”. “Siempre estás revisando mi teléfono celular” Ilusamente, prometemos y nos hacemos el propósito de “cambiar”, de no hacer nada que provoque incomodidad a nuestra pareja… todo con el afán de retener a quien nos engaña, maltrata psicológicamente y culpabiliza de todo.
Nos sentimos inservibles, poca cosa, incapaces de satisfacer al hombre de nuestra vida… Deseando que las cosas puedan ser como antes, cuando en realidad, pasando lo que ha pasado, ya nunca más podrá ser igual.
No tiene sentido vivir en una relación rota
Toda mujer merece ser amada, respetada y valorada, y cuando no recibimos eso, sólo nos devaluamos a nosotras mismas con nuestros lamentables ruegos, súplicas y humillaciones Es doloroso cuando vemos que nuestro mundo se derrumba: se llora, se sufre, pero debemos buscar el momento para pensar en nuestro propio bien, el de nuestros hijos y familia que no merece un hogar sin respeto ni amor. Muchas veces nos quedamos soportando las infidelidades por el bien de nuestros hijos, cuando ¿qué bien puede hacerles vivir en un hogar así? .
Es doloroso cuando vemos que nuestro mundo se derrumba: se llora, se sufre, pero debemos buscar el momento para pensar en nuestro propio bien, el de nuestros hijos y familia que no merece un hogar sin respeto ni amor. Muchas veces nos quedamos soportando las infidelidades por el bien de nuestros hijos, cuando ¿qué bien puede hacerles vivir en un hogar así?
Tal vez sea la hora de enfrentar la realidad
admite que la relación está destruida, y con ello también la familia que intentamos proteger. Puede ser hora de admitir que hemos perdido, pero que él perdió mucho más. Ahora quedas tú, la mujer bella y delicada, pese a todo lo sufrido, tú vales, tú puedes, porque eres fuerte y valiente. Prosigue tu vida, mujer; los primeros días serán los más duros pero con el tiempo te darás cuenta que quedarte sola habrá sido mucho mejor que quedarte con él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here