La amistad perfecta es la que desea el bien sin pensarlo dos veces.

Mucha gente experimenta los dolores de la soledad sin tener a nadie a quien recurrir. Sin embargo, una amistad fuerte y verdadera no es un mito pasado. Es posible tener una amistad profunda y duradera si existen ciertos pilares que lo soporten.

Todas esas relaciones se basan en el valor de la amistad. 

Antes de que puedas ser verdadero amigo de alguien tienes que aceptarlo como es. Si no puedes hacer esto siempre encontrarás errores en las acciones de tu amigo o en su comportamiento. Esto hace que sea muy difícil para tus amigos que se relajen y sean ellos mismos contigo. Ellos siempre se sentirán juzgados por tus normas. Si observas que te encuentras juzgando a tus amigos constantemente, entonces puede ser que ellos no sean los tipos de amigos adecuados para ti.

El éxito ocurre cuando tus amigos te dicen que se sienten cómodos siendo ellos mismos contigo. Es igual si ellos son serios, felices o tristes, esto no te molesta en absoluto. La aceptación es un gran regalo para otorgar a tu amigo. Es un pilar fundamental de una verdadera amistad.

Una sólida amistad surge de un profundo conocimiento de los demás.

Si no eres consciente de las razones detrás de sus acciones, sus actos posiblemente puedan dejarte constantemente turbado. Esta situación podría conducir a una ruptura en la comunicación entre los dos. Cuando eso sucede es fácil que surjan malentendidos y  problemas en la amistad.

Los verdaderos amigos comprenden las razones detrás de las acciones de sus amigos más queridos. Ellos saben lo que te hace feliz y lo que te pone triste. Ellos saben cómo piensas y actúas. Ellos saben por qué hace las cosas que haces. Esto hace que sea fácil para ellos identificarse contigo.

Una amistad sin confianza es como un pez sin agua, no puede sobrevivir. 

Si no puedes confiar en tu amigo, siempre estarás cauteloso en su presencia. Nunca serás abierto, ni honesto ni mostraras tu verdadero yo con ellos. Ponerte una máscara y actuar así de manera continua es agotador. Esta fachada falsa creará barreras entre los amigos que dificultara la formación de cualquier vínculo fuerte.

Una amistad sin confianza es como un hueco y es una pérdida de tiempo y esfuerzo.

La confianza es vital para una profunda amistad. Cuando hay confianza, los dos pueden ser honestos acerca de sus pensamientos y sentimientos sin preocupaciones. Por supuesto, hay siempre una necesidad de cierto tacto al hablar.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *