La mente es la clave para no permitir que controlen nuestra vida, usa tu sentido común.

0
53

Lo que nos pasa en la mente, nos repercute en el cuerpo. Nuestra forma de ver las cosas nos condiciona y muchas veces nos hace sufrir. Pero también nos puede liberar. Esa es una buena noticia: la mente se puede entrenar, el sentido común no es más que una construcción..

Es actuar con sentido común cuando se le dice a alguien que está sufriendo que la situación va a mejorar aunque no se sepa realmente a futuro qué pueda pasar. El sentido común actúa en este caso como una manera sensata y adecuada de reaccionar frente a una tragedia o dolor.

 Podría ser descripto como una forma racional y sensata de actuar.

Esto es así porque no siempre el sentido común implica hacer lo correcto, por lo cual no se puede relacionar directamente con una cuestión de moral o ética sino con lo que es mejor para cada situación particular.
Así, el sentido común no está definido tanto por su proximidad a la verdad, como por las consecuencias de creer en ciertas ideas.

Mucho de lo que es o no es sentido común depende del contexto.

Creer o no creer en ciertas cosas tenga efectos distintos según el lugar y el tiempo en los que vivimos. Como la mayoría de las personas vivimos en lugares que comparten muchas características y reglas, gran parte compartimos esas ideas.

No pienses: usa el sentido común. ¿Por qué nos interesa el sentido común?

La respuesta es sencilla requerimos del sentido común como una sabiduría de la vida; sirve para conocernos y conocer mejor a los demás; como seres humanos necesitamos formular una filosofía personal para ello es indispensable poder contar con una serie de criterios que nos ayuden a vivir mejor. Un factor importante relacionado con el sentido común es la experiencia que cada persona ha tenido en el transcurso de su vida.

Muchas de esas experiencias resultan en algo positivo en la mayoría de las personas, por lo que, según el conocimiento que se adquiriere en base a esas experiencias, se establecen creencias que a nivel popular son de buen juicio.

De hecho, muchas de las cosas que se creen como “correctas”, vienen desde generaciones pasadas, en tiempos anteriores, en los cuales, por la experiencia de otros, se establecieron cosas como buenas o prudentes y han perdurado con el tiempo.

¿El sentido común es tan común, como usted cree? 

El problema comienza cuando alguien atraviesa la línea de lo establecido por esta serie intangible de reglas, dado que su entorno no suele tener las herramientas suficientes para juzgarlo o entenderlo.

La clave es meter un filtro, no actuar inmediatamente: convertirnos primero en observadores. Para esto, debemos procurar estar más despiertos y atentos. Ser conscientes de lo que hacemos, de lo que pasa en nuestro cuerpo y en nuestra cabeza. No es un planteo ilógico: lo que hacemos, pensamos y sentimos constituye, minuto a minuto, nuestra propia vida. Pero la mayoría del tiempo no estamos conscientes de ella.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here