Las emociones que generamos deben ser positivas, que va más allá́ de ser optimista.

Para poder lograr lo que queremos, necesitamos estar en armonía con nuestras vibraciones por medio de la fuerza de pensamientos positivos.  también  nos benefician más allá́ de las sensaciones que nos hacen sentir alegría, esperanza, orgullo, diversión, inspiración, sorpresa, amor, entre otras, contribuyen con la mejora de nuestras capacidades personales, intelectuales, físicas, sociales y psicológicas.

 Es el momento de reeducar los pensamientos con patrones positivos.

Cada palabra que usamos, es una afirmación que significa lo que se siente, se piensa y se cree merecer, es importante poner atención a las emociones, para que se puedan eliminar pensamientos que están creando experiencias que no se quieren en la vida.

Al controlar los pensamientos y lo que se elige, es lo que se obtendrá́ en la vida. Si se decide vibrar plenamente se van a crear pensamientos de apreciación, gratitud, amor, experiencias alegres y disfrutar el presente.

Es importante que las afirmaciones estén en tiempo presente: Yo tengo o yo soy.

Los pensamientos, palabras, emociones y acciones deben estar dirigidas, para que fluya hacia el mismo objetivo. Hay emociones que van a generar cierta inestabilidad como son el dolor y el sufrimiento, ya que forman parte de la vida humana y son inseparables de la existencia del hombre y en cualquier momento se experimentan estos sentimientos, surgen para buscar un equilibrio entre las emociones positivas y las negativas y poder llevar así́, las vibraciones a un nivel alto y conectarse a mejores experiencias.

La elección de los pensamientos es una decisión, si es positiva y queremos vivir del éxtasis que provoca, es como una fragancia que nos envuelve con su aroma y estamos conscientes que ese maravilloso olor que nos sedujo, va a desaparecer en cualquier momento, así́ es el comportamiento de las vibraciones, un instante, por eso hay que cultivar y hay que vivirla y duplicarla. Es un proceso que se vive día a día, momento a momento.

Tener y mantener relaciones positivas y constructivas es un requerimiento universal para el bienestar humano. Nuestra necesidad de sentirnos conectados es fundamental a un nivel superior íntimo, familiar, social, de organización y comunitario. El cultivar las relaciones más importantes en nuestra vida tiene un efecto domino inmediato. Recordemos que el pasto que se riega continuamente siempre es más verde.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *