Lo esencial no es la vida, sino cómo elegimos vivirla.

0
21

La vida es una travesía en si misma, encierra los éxitos, los fracasos, las alegrías y las tristezas, lo que agradecemos y lo que nos resulta injustificable, lo que amamos y lo que nos despierta el resentimiento, de alguna manera, la vida da para todo, existe, plena, eterna y continuada, una y otra vez para grabar en nuestra alma, aquello que realmente necesitamos aprender y que es parte de nuestra transformación y nuestro progreso.

La diferencia radica en cómo se vive la vida, las elecciones que tomamos, los caminos que recorremos, las actitudes, los pensamientos, las ilusiones y los deseos, cómo recibimos aquello que se nos concede, cómo agradecemos o simplemente jamás lo hacemos, el libre albedrío que tenemos todos y que determina nuestras acciones, porque por más influencia que tengamos en nuestra vida, siempre es bueno es nuestra la elección final.

Cómo elegimos vivir la vida, puede llegar a ser la gran diferencia entre los seres, más allá de la conciencia lo la falta de ella, la manera en como vivimos la vida nos hace sentirnos completos o vacíos, nos llena de fortaleza o enaltece la ignorancia y el temor, nos enseña el amor compasivo y el desarrollo de las propias capacidades, o nos entrega al sufrimiento y al resentimiento del pasado.

No vivimos para juzgar las elecciones de los demás, más somos responsables de las propias, del bienestar o el daño que impartimos a los demás, quiénes al igual que nosotros, luchan cada día por un nuevo comienzo, por encontrar su espacio y su equilibrio, sin embargo, muchos se pierden en ese recorrido, muchos no logran develar el verdadero sentido del amor que nos une, que nos vivifica como seres humanos y por ende, no gozan de este beneficio y del alivio que trae al alma, el lograr establecer una conexión genuina con el ser interior, con la plenitud del presente y con la fuente inspiradora de la vida.

Sembramos en nuestra vida, aquello que esperamos cosechar, somos propulsores de los cambios, de las innovaciones, de los riesgos que asumimos y de los obstáculos que enfrentamos y superamos, a su vez, tenemos un camino espiritual que cumplir, que nutrir y que abonar, pues cada existencia es una nueva oportunidad de sumar a la vida, leyendo en el libro que nos ofrece, en la mente clara y serena y en el conocimiento de sí mismo.

Este articulo fue realizado gracias a rincondeltibet.com Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here