Nunca es tarde para un cambio en tu vida, decide ya.

Con la llegada de un año nuevo, algunos pensaremos en todos los sueños, ambiciones y esperanzas que teníamos el año pasado y que todavía nos están esperando. O quizás algunos estemos tan distraídos y atareados que el año nuevo se deslice sin dejar huella. Entonces parecerá demasiado tarde para reflexionar sobre el pasado y hacer nuevos propósitos de futuro o quizás lo mejor sea olvidarnos de los sueños que nunca se materializaron. 

Nunca es demasiado tarde para lamentar un error o abordar algo que pasó en el pasado. 

Es motivo de orgullo porque, aunque habría sido más fácil continuar ignorando su sueño excusándose en que era demasiado mayor o era demasiado tarde, decide dar un valiente paso y así encontrar la felicidad.

Sea lo que sea lo que te corra por la mente ante el inicio de un nuevo año propósitos pasados no cumplidos, sueños que no se intentaron, dudas ante un futuro incierto, no dejes que nada te detenga.

Nunca hay mejor momento que el ahora.

Nunca es tarde para comenzar de nuevo, para emprender el vuelo, alimentar tu alma y dejar de lado la tristeza. Cierra círculos y abre nuevos capítulos. Que lo que escribas sea desde lo más profundo de tu corazón y que todo aquello que borre tu sonrisa se borre para dar inicio a este nuevo proyecto de vida.

Sonríe a la vida aunque ésta te devuelva su mala cara, al final, te brindará mucho pero mucho amor, porque la nueva cosecha que has sembrado ahora si dará los mejores frutos.

Decidir tomar las riendas de tu vida puede ser difícil, pero más complicado es vivir sin sentido, en el gris de la obscuridad, en un laberinto sin salida. Siempre puedes iniciar de nuevo, con actitud positiva, con determinación y eliminar del exterior todo aquello que provoca emociones que aniquilan y no permite el crecimiento interior. Para ello, no puedes dejar que el viento o la marea simplemente te impulsen, sin tener un puerto al cual llegar. Debes decidir a qué puerto te diriges y analizar la intensidad del viento y marea para encaminarte adecuadamente a tu destino.

Hoy es el día del cambio. Porque eres fuerte.

Porque mereces vivir en armonía con el universo. Aléjate de relaciones nocivas, de personas que no te han valorado y abre las puertas de par en par; a esos seres que están contigo y te han demostrado que puedes confiar y contar con ellos, y más, en este momento importante y crucial en tu existencia. Debes comenzar por una limpieza interior necesaria para soltar, perdonar y dejar ir, para que no cargues lo que te pesa y no quieres.

Necesitas desbloquear tu actitud de cómo enfrentas la vida. Recordar que tu eres dueño absoluto de tus decisiones y debes hacerte responsable de tus acciones, porque llevas mucho tiempo con emociones confusas y te sientes cansado, harto y de cierta forma tus emociones también están cansadas, pero decides quedarte estacionado. Pasa el tiempo y no le pones vigencia para que tu semáforo de vida se ponga en luz verde.

Debes cambiar la información que por años has guardado y llevas tatuada en mármol en tu mente. Es el momento de reeducar tus pensamientos con acciones positivas, porque cada palabra que usas es una afirmación que significa lo que sientes, piensas y crees merecer. Es importante que pongas atención a tus emociones, para que puedas eliminar pensamientos que están creando experiencias que no quieres en tu vida. No hables de lo malo, habla de lo bueno y de lo que puede ser mejor.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *