Preferimos planear nuestra vida en lugar de vivirla.

0
114

Todos tenemos esa lista secreta de tres o más pedidos que, a nuestro juicio, nos pueden resolver la vida. “Los deseos nos hacen felices”. Eso es lo que creemos y por eso también cada vez que cumplimos años o cada vez que estamos en una ocasión de festejo, pedimos deseos.

El deseo es parte del mundo en el que vivimos, muchas veces es el motor para superarnos y es siempre el objetivo de las campañas de publicidad. Nos movemos a través del deseo.

La felicidad parece estar siempre en la próxima estación.

Hay mucha gente que vive así, corriendo detrás de una zanahoria, que va cambiando (pude ser un título, una casa, un auto, un mejor trabajo, una pareja, una familia, más dinero, más placer), pero nunca termina por conformarnos. Los deseos solo llevan a más deseos, cuando cumplimos uno, surge otro, y nunca llegamos a la satisfacción.

El mundo, con sus formas materiales, no puede satisfacernos.

La búsqueda permanente de la felicidad, nos impide ser conscientes de lo que tenemos. La felicidad es apenas una idea, una idea que nos escinde, que nos separa del ahora. Nuestro cuerpo está aquí, pero nuestra mente está en otro lado. Y sin embargo, en el único momento en que podemos ser felices, es siempre en el ahora.

No hay nada más liberador que la realidad.

Para ser feliz, hay que frenar los deseos. Si los deseos fueran la clave para alcanzar la felicidad, con todos los que hemos conseguido cumplir en esta vida estaríamos muy cerca. Sin embargo, nuestra permanente insatisfacción parece decir todo lo contrario. La introspección, la auto observación, la meditación vienen a llenar ese vacíoque ninguna cosa del mundo exterior puede llenar.

Esto no significa que no podamos disfrutar. Podemos hacerlo, pero conscientes de que la felicidad no está ahí, detrás de ese nuevo objetivo material, profesional o afectivo. La felicidad verdadera está en otro lado. Ya probamos muchos años tratando de encontrarla afuera. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here