Si alguien te trata como que no le importaras, no lo dudes y aléjate

0
431

Muchas veces nos encontramos cara a cara con una verdad que salta a la vista y nos volvemos expertos intentando darle una interpretación diferente, que coincida más con lo que nos gustaría que fuese.

Es cierto que algunas personas pueden usar la indiferencia como un mecanismo para llamar la atención. El generar suspenso, el no dar seguridad, se hace para algunos un anzuelo perfecto para captar la atención de quien le interesa.

Sin embargo, algunas veces nos resultará mucho más beneficioso creer que el comportamiento de alguien es coherente con lo que quiere, porque así como hay personas que usan ciertas estrategias para despertar la intriga y el interés, hay muchas otras que van por la calle del medio, proyectando exactamente lo que desean, expresando lo que quieren, inclusive si esto puede lastimar a otros.

Por lo que lo más sano será prestar atención a los mensajes y señales que son evidentes, a pesar de que queramos entender lo contrario. Es muy raro cuando a alguien le interesa otra persona, aun comportándose de forma contraria a lo que quiere, que no termine dando señales de lo que realmente desea.

Así que si alguien nos trata como si no le importamos, pues en primera instancia, creámosle, si efectivamente su conducta no resulta congruente con sus deseos o con sus pensamientos, esa persona se encargará de idear los mecanismos para darnos un mensaje distinto, que nos refleje sus verdaderas intenciones.

Si alguien muestra desinterés, si alguien no nos dedica tiempo, no está pendiente de nuestras cosas, no se preocupa por acercarse y estar presentes en nuestras vidas, lo que nos dará los mejores resultados, será marcar distancia y no exponernos al rechazo o la indiferencia de alguien a quien le da igual si estamos o no en sus vidas, o peor aún, quien considera que le haríamos un favor si nos alejáramos.

Nadie tiene la obligación de amarnos, de sentir algo positivo por nosotros, de querernos en nuestras vidas, sin embargo, resulta prioritario que nosotros mismos nos cuidemos, nos amemos y tratemos en lo posible de garantizarnos que procuraremos estar en los espacios en los cuales somos recibidos con alegría, donde somos valorados, queridos e importamos.

Hay millones de corazones en el planeta, muchos de ellos se sentirán dichosos de hacernos un espacio, no busquemos entrar a la fuerza en ninguno, porque un corazón solo se puede ocupar cuando es abierto desde adentro.

Este artículo fue realizado gracias a RINCON DEL TIBET. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés, sigue explorando el sitio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here