Siempre hay una oportunidad de volver a iniciar y evitar caer en los mismos errores.

0
544

Cuando vemos a alguien exitoso, seguro pensamos que la suerte siempre le sonrió y que está en la cima gracias a que siempre tomó las decisiones correctas, sin embargo, lo que pocas veces vemos, es que su éxito seguramente se debe a sus múltiples fracasos que finalmente le brindaron la experiencia para alcanzar sus metas.

¿Qué le tenemos tanto miedo?

A nadie le gusta experimentar el fracaso, ciertamente, es frustrante y desagradable cuando depositamos todo nuestro esfuerzo, fe y recursos para alcanzar una meta, sin obtener los resultados esperados, sin embargo, el fracaso siempre es una oportunidad de volver a iniciar y evitar caer en los mismos errores.

El fracaso, nos brinda experiencia, nos enseña a ser más humildes y también nos ayuda a descubrir y desarrollar nuestras habilidades, en conclusión, lo que podría verse como tiempo y esfuerzo perdido, debería verse como una inversión que tarde o temprano rendirá sus frutos.

Hemos perdido la confianza en nosotros mismos y nuestras habilidades.

Para alcanzar una meta, mientras que el fracaso, es el hecho de que no logramos concretar una meta, pero esto no significa que sea imposible, o que no seamos capaces de intentarlo de nuevo.

Así pues, quien busca el éxito debe aprender a aceptar el fracaso, y sobretodo aprender del, o de los muchos fracasos, puesto que seguramente nos topemos con algunos en el camino a nuestras metas.

Sobreponerse al fracaso no es simple, ni sencillo, pero dependerá de nuestra autoestima.

Por lo que lo más importante, es tener una actitud positiva, y ver así una oportunidad incluso en el peor de los escenarios, “esta vez no lo conseguí, pero la siguiente vez, voy a hacer esto diferente”.Este aprendizaje es invaluable, y es por ello que quienes perseveran finalmente consiguen el éxito anhelado.

Además, el fracaso nos permite ver, que tanto deseamos alcanzar una meta, si estamos dispuestos a luchar, es porque seguramente es algo que deseamos de todo corazón, sino por otro lado, creemos que no vale la pena volver a intentar, es porque realmente no lo anhelamos tanto, lo que nos permite identificar que “sí” queremos, así que recuerda, rescatar siempre el lado positivo, superar ese fracaso, y empezar de nuevo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here