Una falsa amistad, o un acercamiento lastimero, debemos andar siempre cuidado.

0
19

Existen personas capaces de aprovecharse de la generosidad de los demás, para beneficio propio. Esas personas no la practican, aunque tú sí que lo hagas. Por ese motivo debemos estar preparados para reconocer a este tipo de personas y no caer en su trampa.

Muchos de nosotros tendemos a darnos cuenta de que se están aprovechando de nosotros, cuando ya es demasiado tarde. No somos tontos, sólo somos buenas personas, y no vamos con la maldad de desconfiar en las demás personas. Por ese motivo es muy sencillo caer en la trampa de esta clase de personas que se dedican a aprovecharse de los demás.

Es duro aceptar a una amiga, una pareja, un familiar o un compañero de trabajo, sea capaz de aprovecharse de nosotros.

A las personas que son amables y generosas, como seguro lo serás tú, les sucede que las personas se le acercan a ellas cuando tienen un problema, y necesitan de tu ayuda. Al final se acabarán aprovechando de tu bondad porque no serás capaz de decir que no. Y esas personas lo saben. Ese es el principal motivo por el cual intentarán aprovecharse de ti.

Esta clase de personas creen fervientemente que tú tienes la obligación de ayudarles, y si te niegas te conviertes en ese instante en una “mala persona”. No entienden que existe una norma máxima a la hora de pedir algún favor a alguien, y es que ese alguien tiene todo su derecho moral a negarse.

Si puedes hacer un favor, hazlo, pero si no puedes hacerlo, simplemente dile No puedo.

 Quien te quiera lo entenderá, quien quiera aprovecharse de ti, se irá. Es mejor que esa clase de personas se alejen de ti, ya que sólo te traerán problemas y “dolores de cabeza”.

Lo malo de las personas buenas es que siempre están dispuestas a sacrificarse por los demás. Siempre tienen un “sí” en la boca, y eso hace que las personas aprovechadas se acerquen a ellas. Cuando les dices que “no” en algún momento, se enfadarán y no dudarán en calificarte de mala persona, ya que creen que tienen el derecho de que tú le ayudes. Para estas personas es más fácil decir que sí que enfrentarse al conflicto que se les plantea al decir que “no”.

Decir que seguir este modo de actuar sólo lleva a tener problemas con uno mismo, ya que si caes en esa trampa, dejarás a un lado tus necesidades propias y vitales, por los intereses de los demás.

Soy de los que considera que ayudar al prójimo siempre es positivo. Ayudar a alguien cambia su mundo, pero también el tuyo. La ayuda puede significarlo todo. Pero una cosa es ayudar, y otra cosa dejar que se aprovechen de ti.

 

Compartir
Artículo anteriorSeleccionamos los recuerdos y eliminamos los que no son útiles para nosotros.
Artículo siguienteEl silencio es poder, método muy agresivo de manipulación.
Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista , programadora, expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me he dedicado al deporte como instructora de aerobicos, ahora sigo rutinas de X-BOX, para mantener mi cuerpo y mente sana..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here