Una verdadera luchadora no es la que siempre gana, sino la que nunca se rinde.

0
39

Dediquemos este espacio a las mujeres que día a día se dan la tarea de perseguir sus sueños, de trabajar por lo que quieren, de secarse las lágrimas y decidir sonreír. Por las mujeres que pareciesen cargasen en sus genes la capacidad de caer y con más fuerza levantarse.

Resulta realmente fascinante encontrarse con espíritus de lucha, que nunca se rinden, que se toman su vida con toda la responsabilidad del caso y son capaces de transformar las mayores dificultades que se le presentan en la vida, en grandiosas oportunidades para reinventarse, para elevarse, para cambiar de rumbo, para impulsarse, pero jamás para quebrarse, para darse por vencida.

Hay una diferencia importante entre rendirnos y aceptar cuándo no podemos hacer nada más, cuando aceptamos estamos soltando aquello que nos mantiene atados, es liberador, mientras que rendirnos nos deja el mal sabor de la derrota, la sensación de haber podido dar más, de que de solo nosotros dependen los resultados y decidimos sencillamente no dar más.

Muchas veces no sabemos ni siquiera de lo que somos capaces, hasta que nos encontramos situaciones que nos ponen a prueba, que sacan de nuestro interior ese coraje que nos hace apoderarnos de la situación y aprender profundamente de lo que nos motiva, nos mueve, nos duele e inclusive de lo que nos hace caer.

Pero los que saben agarrar la ola, quizás luego de muchas revolcadas, entienden la diferencia que existe entre rendirse y seguir nadando. A ciencia cierta no sabemos cuándo la marea mostrará un lado más calmado o cuando decidiremos salir del mar, lo que sí es seguro es que quien posee una actitud resiliente no se rendirá.

A veces tenemos que dejar que todo fluya, solo observando, pero estando atentos a cuándo será oportuno comenzar a dar brazadas, cuándo debemos solo flotar sobre las adversidades y cuándo inclusive debemos solicitar intervención. Eso no nos hace más débiles, nos refuerza en nuestra lucha, nos acerca a quienes le importamos y nos hace saber que aunque sea posible salir por nuestros medios de algún atolladero, a veces resulta más sencillo y rápido hacerlo con ayuda.

Este articulo fue realizado gracias a mujer.guru Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here