Estás deprimido no porque seas ingrato, o porque no eliges ser feliz. Estás deprimido no porque eres una persona perezosa que mereces sentirte de esta manera sobre ti mismo y sobre tu vida. El karma tampoco tiene nada que ver con...